sábado, 29 de enero de 2011

El sol se está apagando=Glaciación


De nuevo hoy en el sol no encontramos ni una sola mancha y las consecuencias para la tierra son inviernos cada vez mas extremos.Las nevadas a consecuencia del frío glaciar serán cada año mas frecuentes e intensas,lo que significa un desastre a nivel global mucho mas catastrófico que si hubiese un calentamiento.El frío trae consigo hambrunas generalizadas por la poca productividad de las cosechas como ocurrió en la edad media en 1645 donde se calcula  murieron una tercera parte de la población por las mismas circunstancias que ahora están empezando a acontecer  “la nula actividad solar” nos llevará cambios radicales de supervivencia como emigraciones masivas a zonas templadas del planeta.

“Sunspots 0″ de nuevo hoy 28 de Enero 2011 ni una sola mancha, cuando solo falta un año para el máximo solar del ciclo 24
Afortunadamente España,centro américa y la mitad norte de Sudamérica nos libraremos de las bajas temperaturas y seremos tierra de refugio para millones de personas que escaparán del frío en busca de zonas ecuatoriales donde la bajada de las temperaturas (3 grados a nivel global) no haya afectado tanto.
Los prepotentes estadounidenses no tiene ni idea de lo que se les avecina,todo el sufrimiento que han causado al resto del mundo por su desbocada avaricia,abusando de su poder,manipulando guerras y conflictos a escala mundial,se les va a volver en su contra y comenzarán así a pagar una parte del karma colectivo que han ido generado,algo parecido ocurrirá en Europa (especialmente en Inglaterra) China y Rusia,todos pagarán en su justa medida por los abusos cometidos hacia los mas desfavorecidos.
En el programa de Maussan (tercer milenio) explican acertadamente las consecuencias de la baja actividad del sol en la tierra
El títere Obama se quedó tirado en la carretera por las fuertes nevadas
NUEVA YORK (Reuters)- Una gruesa capa de nieve cubrió el noreste de Estados Unidos el jueves luego de que la quinta gran tormenta de la temporada marcara otra nevada récord, retrasando la apertura de los mercados financieros y atascando carreteras de Washington con autos abandonados.
Las nevadas afectaron desde Virginia a Maine entre el miércoles a la noche y el jueves por la mañana, poniendo más presión sobre las ciudades y los estados ya afectados por un gran déficit presupuestario.
Casi 630.000 hogares y negocios en la región perdieron electricidad, pero las empresas de servicios públicos indicaron que esperaban restaurarla en los próximos dos días.
La última tormenta registrada en una inusual nevada de invierno dejó atrapado incluso al presidente estadounidense, Barack Obama, quien estaba entre los miles de automovilistas de las carreteras bloqueadas por la nieve cuando la tormenta alcanzó su punto más alto el miércoles.
Parte de la caravana que transporta al presidente estadounidense Barack Obama avanza en medio de una nevada cerca de Morningside, Maryland, el miércoles 26 de enero del 2011 (AP Foto/Carolyn Kaster).
“Parecía un extraordinario cementerio de autos ahí afuera”. Había tantos autos abandonados, en diferentes ángulos y tantos lugares diferentes en el camino, dijo un oyente de la radio WTOP de Washington.
Nueva York fue testigo del enero con mayores nevadas desde que se tiene registro, con 19 pulgadas (48 centímetros) de nieve sobre la ciudad durante la noche última, dos veces la cantidad prevista y cerca de las 20 pulgadas (51 centímetros) que paralizaron la ciudad el 26-27 de diciembre y crearon una crisis política para el alcalde, Michael Bloomberg.
La ciudad de Nueva York agotó su presupuesto para la nieve de 38 millones de dólares, forzando a la ciudad a sacar dinero de su fondo general, indicó un portavoz.
Las oficinas del Gobierno de Estados Unidos abrieron dos horas más tarde de lo normal en Washington, donde el Departamento de Comercio modificó la publicación de los datos de pedidos de bienes duraderos.
En Nueva York, algunos mercados abrieron con demoras a raíz de la nieve. La ciudad canceló las clases escolares por novena vez desde 1978 debido al temporal.
“Esto es mucho peor de lo que todos esperaban”, dijo Julia Scharf, de 27 años, un técnica dental. “Tuve que limpiar cerca de 15 o más pulgadas (38 centímetros) de mi auto antes de poder manejar”, agregó.
(Reporte adicional de Ellen Wulfhorst, Bernd Debusmann Jr., Basil Katz y Joan Gralla en Nueva York Lauren Keiper en Boston; Ross Colvin, Roberta Rampton y Mark Felsenthal en Washington y Jon Hurdle en Philadelphia
)